La Meditación de Atención Plena, que es dual, implica la existencia de un sujeto y un objeto. Puede tener dos vertientes:

  1. Contemplación-Concentración: fijar la atención en un objeto externo como una flor, o interno como la respiración, etc.
  2. Atención Plena Abierta: mantenerse consciente y atento a aquello que aparezca como pensamientos, sentimientos, emociones, sensaciones corporales, sin adherirse a ellos.

Los estados de consciencia en la meditación se caracterizan  por cualidades como la claridad y estabilidad.

Claridad

En la contemplación-concentración se refiere a la viveza o intensidad de la consciencia con respecto a la respiración, un objeto, una imagen mental etc.

En la Atención Plena Abierta se refiere a la viveza del campo global de consciencia y los objetos que aparecen.

Estabilidad

Se trata de la calma y firmeza de la consciencia.

Estas cualidades contrastan con el embotamiento y la excitación respectivamente. El embotamiento disminuye la claridad y la excitación disminuye la estabilidad.

Es frecuente que en meditadores no experimentados ambas cualidades no vayan sincronizadas y se contrapongan. Así si alcanzamos por ejemplo estabilidad, puede disminuir la claridad y causar embotamiento y sueño. La práctica continuada en el tiempo logra que ambas cualidades se armonicen y sincronicen.

CONSEJOS PARA INICIARSE EN LA MEDITACIÓN

Comments(0)

Leave a Comment

Uso de cookies

Neuroembodyment utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR